hernia discal con un osteópata

Trata tu hernia discal con un osteópata

En Centrodeosteopatia.es queremos mostraros con esta publicación que tratar una hernia discal con un osteópata es una buena idea como éxito en el tratamiento. Ningún centro actuará de la misma forma, ya que cada hernia discal es única y diferente, por lo que nuestros centros realizan el tratamiento totalmente personalizado a cada paciente y situación.

¿Qué es una hernia discal?

La hernia discal es básicamente una rotura del disco intervertebral que se produce por la degeneración de las fibras. La rotura es consecuencia de continuos esfuerzos o movimientos mal realizados. Es decir, la hernia discal aparece cuando una parte del disco intervertebral se desliza hacia la raíz nerviosa, presionándola y produciéndole, por consiguiente, un terrible dolor que puede dar lugar a hormigueos, trastornos neurosensitivos y falta de fuerza. Asimismo, hay hernias en las que no se presionan las raíces nerviosas del disco.

El disco al estar compuesto, en su mayor parte, por agua y colágeno, puede provocar por la falta de alguno de estos componentes un desgaste que degenerará el disco y todo lo relacionado con él.

Habitualmente, antes de producirse una hernia discal, se suele producir una protusión discal; que es cuando se deforma el disco pero sin llegar a producirse una rotura.  Asimismo, existen hernias “sordas”, que son aquellas hernias existentes que no producen síntomas de dolor.

¿Cómo trabaja un osteópata una hernia discal?

El osteópata especializado en el tratamiento de la hernia discal, dependiendo del origen y causas del problema, realizará un tipo de tratamiento u otro. Siempre con la prioridad de movilizar las zonas de menor movimiento, pues las hernias discales pueden llegar a ser muy dolorosas, llegando incluso a inmovilizar por completo a la persona que la sufre.

Cuando tratamos una hernia discal el enfoque visceral, es decir, las conexiones anatómicas con la esfera visceral, van a ser fundamentales en el trabajo de los problemas discales, ya que están muy relacionados. Al estar muy relacionadas, se debe realizar un tratamiento muy cuidadoso con el paciente, usando técnicas membranas, arteriales y vasculares.

Asimismo, el trabajo neural y el enfoque craneal resulta de igual importancia en el óptimo resultado del trabajo del osteópata. De este modo, intervenimos en la vascularización y en la recuperación de la movilidad periarticular, disminuyendo además el continuo desgaste discal de la zona de hipersolicitación.

Además, el osteópata llevará a cabo prácticas específicas del plexo a nivel de duramadre y tendón central, pues se considera para éstos de vital importancia tratar las estructutas del paquete basculo nervioso, el epineuro y su unión con la duramadre espinal.

Una vez realizado el tratamiento oportuno, es muy importante que se realice en casos de hernia discal un seguimiento del paciente. Y aunque el tratamiento de osteopatía es muy bueno en hernias discales, podemos ver casos donde es necesario llegar a la operación; sirviendo la osteopatía entonces como medio de disminución del dolor y de mejora en la calidad de vida.

Por último, destacar que es de suma importancia el diagnóstico por un medico especialista lo antes posible, donde a través de un riguroso reconocimiento de la columna vertebral, brazos y extremidades inferiores podemos evitar toda futura complicación. Del mismo modo, resulta de vital importancia realizar unos test específicos antes de comenzar el tratamiento para valorar las zonas afectadas, así como una serie de test posteriores para valorar la situación actual.

Consejos  en el tratamiento de hernia discal con osteopatía: Durante el tratamiento sé paciente, pues los tratamientos de hernia discal suelen ser procesos largos, pero que al final dan resultados increíbles llegando a calmar por completo el dolor. El tratamiento se adapta siempre a las condiciones que presenta cada paciente, por lo que se pueden tratar desde bebés hasta ancianos. El osteópata trabajará la zona afectada para que el paciente consiga tener la máxima estabilidad posible en las vértebras lumbares. Un consejo muy importante es que durante el tratamiento evites cargar objetos muy pesados. Si sufres de sobrepeso, mantén una dieta equilibrada porque bajar de peso te ayudará en un mejor resultado del tratamiento. Cuando sientas mucho dolor puedes alternar frío y calor en la zona afectada.

Espero que este post os haya sido útil y de gran ayuda. Nos vemos en la siguiente publicación con más consejos sobre osteopatía.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *