Licenciado en osteopatía

Licenciado en osteopatía y D.O. en osteopatía

En España reina el acrónimo D.O. (diploma en osteopatía) para aquellos osteópatas cuya formación en osteopatía podríamos calificarla de moralmente correcta o digna, con estudios osteopáticos de alto nivel. Y digo ‘moralmente’ ya que la falta de regulación de la osteopatía en España hace de sí un argumento válido para que cualquier formación sea potencialmente tan válida como otra cualquiera. Pero, grosso modo, afirmaríamos que sólo osteópatas con título D.O. o licenciados están suficientemente cualificados para un correcto ejercicio profesional. Sin entrar en detalles, se podría decir que los osteópatas C.O. (paso previo en España al D.O.) han pasado por una formación lo bastante rigurosa como para incluirlos como osteópatas cualificados (pese a no haber concluido los estudios en osteopatía completamente). Los títulos de C.O. y D.O. pueden ser conseguidos en España, mientras que no así el de licenciado relativo al marco brítanico.

La calificación de D.O. (o DO) nace en Estados Unidos, significando doctor en medicina osteopática. De manera que los que poseen este título son médicos osteópatas, y tienen pleno derecho para practicar la medicina y la cirugía en Estados Unidos de la misma manera que los médicos alópatas (M.D. o MD). El plan de estudios entre los D.O. y los M.D. es similar, salvando lo correspondiente a la parte de medicina manipulativa osteopática. Tanto los DOs como los MDs completan cuatro años de educación médica básica. Después de la facultad de medicina, los DOs y los MDs se gradúan en medicina a través de los programas de internados y residencias. Esta capacitación generalmente dura de tres a seis años y prepara a los DOs y MDs para desarrollar su práctica en alguna especialidad. Por lo tanto, ambos tipos de médicos son homólogos en casi todos los sentidos, prácticamente indistinguibles en cuanto a formación, práctica, licencia, derechos, privilegios, etc., trabajando en servicios de pediatría, medicina interna, obstetricia ginecología, psiquiatría, etc. En resumen, en los Estados Unidos, los médicos de la medicina osteopática son médicos que también son formados en medicina manipulativa osteopática.

Al margen de este panorama, en lo que nos compete a España y Europa en general, las cosas pintan muy diferentes. En la inmensa mayoría de los países de este entorno, la osteopatía está en vías de regulación, lo que abriga la disparidad de las titulaciones. Los estudios fluctúan desde pequeños cursos hasta planes de estudio amplios donde la mayoría de las asignaturas son puramente médicas, con la adición en cada ciclo de la parte correspondiente a la técnica manual osteopática. En Europa, en el año 2010, sólo Gran Bretaña y en algunos cantones de Suiza la osteopatía ha sido reconocida plenamente.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *