¿A quién va dirigida la osteopatía?

¿A quién va dirigida la osteopatía?

Ciertamente, la osteopatía es útil para cualquiera. Si se mira en cada apartado de esta web, se deduce, en conjunto, que el ámbito de actuación osteopático es amplio, respecto al repertorio de edades (desde bebés a personas mayores) que pueden disfrutar del beneficio de su aplicación, a la presentación de un amplio abanico de alteraciones o síntomas, a las condiciones particulares de cada uno (embarazadas*, deportistas, actitudes posturales en el trabajo, traumatismos, etc.) etc.

*Conviene subrayar lo sumamente favorecedor que puede resultar el tratamiento osteopático en mujeres fértiles con idea de alumbrar una nueva vida.

El proceso de embarazo, a mi juicio, es lo suficientemente largo como para que la madre sea capaz de ir adaptándose al mismo sin reparo alguno o con las mínimas molestias. El concepto osteopático suscita -como apunto en el apartado ‘¿Por qué visitar un osteópata?’- que la mayoría de las personas presentan problemas de salud pese a no saberlo. El osteópata actúa -únicamente- movilizando tejidos del cuerpo que han perdido su movilidad natural, cuyo efecto redundará en la mejora de salud y en la solución del problema. A título personal (porque esto es imposible demostrarlo) interpreto que el embarazo lleva a exacerbar síntomas anteriores o pone de manifiesto problemas silentes previos al embarazo, pero que, sin lugar a dudas, la persona hacía ya acopio de ellos. Hay una parte de la osteopatía conocida como ‘osteopatía obstétrica’, y que toma interés básicamente por el embarazo. Pero es evidente que lo más interesante es la prevención, no sólo para que no aparezcan problemas futuros, sino para si lo hacen lo hagan en menor grado y/o se atajen más fácilmente.

Muy lejos queda de mi intención el reiterarme respecto a los síntomas/signos más comunes en el embarazo, la búsqueda de esa información es fácil para el lector. Pero para terminar por dar más claridad a este enunciado, diré que si durante el embarazo se produce una ciática, ésta era inminente antes del embarazo; si se padece pirosis (ardor), ésta era inminente antes del embarazo; si hay parestesias (sensación de adormecimiento) en los miembros superiores (más frecuentemente en las manos) éstas eran inminentes antes del embarazo; y si surge estreñimiento durante en el embarazo, éste…, efectivamente, era inminente. Debe atajarse el problema antes de que exista o, en su defecto, antes de que se materialice mediante algún síntoma. Esto se conoce como prevención.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *